Descubre qué tipo de viajero eres

Dicen que para conocer realmente a alguien debes secuestrarlo irte de viaje con él.

Colaboración de @Daphlespaul y @ZaresUniverso

Dicen que para conocer realmente a alguien debes secuestrarlo irte de viaje con él.

Y es que todos sacamos nuestra verdadera personalidad cuando las comodidades se terminan, los mosquitos nos pican en los pies y el calor nos enchina el cabello.

27 años me ha dado la vida para estudiar el comportamiento del ser humano en los viajes.

Desde los sábados de gloria en el Rollo, hasta las vacaciones que me han costado 3 meses de sueldo.

Viajes de ricos y viajes de no tan ricos; todos vienen con los mismos personajes incluidos.

¿Qué tipo de viajero eres?

Todos conocemos a este espécimen y su gusto por expresar su emoción a través de los aplausos.
Sí. Es ese que aplaude cuando el avión aterriza. Cuando traen la comida a la mesa y cuando abre la puerta de la habitación.
Aplaude también cuando llega la ola, cuando hacen planes para el día siguiente o cuando descubre que la comida incluye postre.
Este tipo de personas son las que usualmente saludan a los meses y los que le mandan mensajes a sus parientes muertos en Facebook.

Frase de identificación: YAY


 

Este tipo de turista, es el que aprovecha hasta las últimas consecuencias lo que pagó por su viaje.

Por más lleno que se encuentre, no desperdiciará una comida que esté incluida en el paquete.
Este tipo de turista es reconocido por llevar su maleta llena con las botellas de shampoo, constureros, gorras para la ducha del baño.

Aprovecha el horario de alberca desde su apertura hasta que lo obligan a salir de ella.

Acude a todos los eventos gratuitos que ofrece el hotel y nunca olvida llevarse la pluma del lobby.

Frase de identificación: Si lo incluye, llévatelo.


Se queja desde que pone un pie en el aeropuerto pues no está satisfecho con nada de lo que esté pasando a su alrededor.

Este pesimista viajero tiene el poder de arruinar las vacaciones hasta al más aplaudidor. Probablemente fue golpeado de niño con el cable de la plancha.

Sus quejas por lo general no pueden ser controladas por alguien terrenal. Como el nivel del mar, la turbulencia, los grados centígrados o el azul del cielo.

Frase de identificación: No puede ser. 


 

 

El viajero paranoico hace sudar hasta a la persona más segura. Este tipo de turista mantiene un estado de alerta durante todo el viaje y cree que todo puede salir mal.

Cree que el avión los dejará, se caerá o le pondrán un kilo de cocaína en la maleta.

Piensa que le harán cargos extras en el hotel por cualquier cosa que toca y está seguro que el salvavidas lo quiere asesinar para después arrojar sus restos a los tiburones.

Todo esto si no los mata primero un huracán, un terremoto o un ataque zombie.

El viajero paranoico infunde su miedo por vivir a los demás viajeros.

 Frase de identificación: Pero qué tal si…


 

El viajero que se arrepiente de estar de vacaciones en cuanto firma el primer Boucher.
Se llena de pan durante la comida para no comer hasta el día siguiente y pide agua de la llave.
Busca viajar de la manera más barata aún cuando su integridad esté de por medio.

Está dispuesto a arriesgar a sus acompañantes por ahorrarse unos cuantos pesos (rentar un bote sin chalecos salvavidas).

Lo único que hace durante todo el viaje, es regatear y es buen amigo del viajero niño chillón, pues nada le sale como esperaba.

 

Frase de identificación: ¿Pues qué rompimos que me lo están cobrando?


 

 

Viajero que disfruta romper las reglas.
Envuelve el pan del buffet en una servilleta y se lo lleva por si le da hambre.

Entra a nadar con playera aunque el letrero diga estrictamente que está prohibido.

Se mete a la playa después del horario permitido pues es su derecho como mexicano y camina por donde hay  letreros que dicen: “Cuidado piso mojado”.
Le gusta vivir al límite y espera hasta el último momento para abordar el avión.

Frase de identificación: ¿Ah pero por qué no?


 

Viajero optimista que se hace amigo de las piedras.

Este tipo de viajero puede ser tu perdición o salvación.
Gracias a su facilidad por hablar con desconocidos, puede conseguir mejores precios, tips, favores o cosas gratis. También puede desesperarte al punto del suicidio.

El viajero platicador es un arma de doble filo que debe ser bien manejada.

Frase de identificación: Qué caray con el clima ¿no?…  

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *